Etiquetas

viernes, 20 de agosto de 2010

Dragonica

No me considero una adicta a los videojuegos, aunque tengo que confesar que paso una gran parte de mi tiempo de ocio enganchada a lo que sea. Tras muchos años probando distintas modalidades, sin duda creo que me he enamorado de los RPG. Sobre todo de los que incluyen opciones de personalización, y si son a través de Internet, ya puedes darme por desaparecida durante un tiempo. Hablo, señoras y señores de los MMORPG. Como estoy vaga y no es de esto de lo que quiero hablar, cito a la Wikipedia




Los videojuegos de rol multijugador masivos en línea o MMORPG (siglas del inglés de massively multiplayer online role-playing game), son videojuegos de rol que permiten a miles de jugadores introducirse en un mundo virtual de forma simultánea a través de internet e interactuar entre ellos. Consisten, en un primer momento, en la creación de un personaje, del que el jugador puede elegir raza, profesión, armas, etc. Una vez creado el personaje el jugador puede introducirlo en el juego e ir aumentando niveles y experiencia en peleas contra otros personajes (jugadores o no jugadores) o realizando diversas aventuras o misiones, habitualmente llamadas quests (literalmente: «búsquedas») en inglés.
Desde que conocí esta modalidad de juego con el mítico (para mí) Tales of Pirates, me ensarcé en una búsqueda sangrienta de MMORPG a los que jugar. Encontré algunos buenos, o que simplemente me engancharon durante un tiempo, como el ya mencionado ToP o el Silkroad, pero otros terminaron en el baúl de los recuerdos por prometer y no funcionar al final (como el Perfectworld o el Lineage), y otros (la gran y triste mayoría) ser un auténtico desastre como Last Chaos entre tantos muchos. Porque una de las ventajas de los MMORPG es que suelen ser gratuitos (o por lo menos así los busco), así que no hay problema en bajarse tres, diez o varias docenas. Pero voy al grano, pues me gustaría hablar de Dragonica, mi última adquisición a la que me estoy enganchando: 


Dragonica


Dragonica es aparentemente un MMORPG más, gratuito, de bonitos gráficos chibi, un pequeño taller de personalización y las cuatro típicas clases para elegir: guerrero (warrior), mago (magician), arquero (archer) y ladrón (thief). Hasta aquí no aporta mucho, pero es la jugabilidad y otros aspectos lo que lo hacen, a mi parecer, un buen juego.
Pero antes, hablemos de las cosas serias. Fácil de instalar y muy intuitivo, casi no necesita tiempo para parchearse (al contrario de lo que ocurre con muchos otros de sus semejantes) y es de gPotato, que gestiona varios MMORPG de calidad (como Rappelz) y es fiable y de fácil acceso. 


Dentro del juego empezamos con lo básico: un tutorial sencillo en la primera ciudad con sus PNJs, sus mercaderes y sus misiones de noobies. Lo primero que llama la atención es que el mundo es lineal, tienes un camino a seguir en el que te puedes mover pero aparte de ahi no puedes internarte en el horizonte o el paisaje que constituye el fondo. Sin embargo no se hace monótono avanzar, como en algunos Final Fantasy, gracias a la posibilidad de saltar sobre plataformas u otros jugadores. Además los gráficos son una preciosidad pastelosa.
La jugabilidad, como te avisan al comenzar, está orientada para que se desarrolle sin ratón, mayormente con el teclado. Los combates son dinámicos pues puedes moverte, atacar y esquivar con los botones de dirección (puedes encontrarte saltando sobre una marabunta de ovejas asesinas escapando así, de una muerte que hubiera sido segura) y los diferentes ataques especiales y las teclas de rápido acceso a pociones y demás con un par de letras del teclado.







Además el mundo de Dragonica se divide en unos tres escenarios: ciudades, zonas salvajes (bichos asesinos por todas partes) y las zonas de misión en las que tienes que aniquilar a todo bicho viviente hasta llegar al jefe final, pegarle una paliza y cobrar la recompensa. Creo haber visto por ahí que más adelante también hay mazmorras (dungeons) pero todavía no he podido comprobrarlo. 
Hay algunos elementos más que hacen divertido ir por ahí a matar bichos, como un contador que te regala un cofre sorpresa cada vez que llegas a 100, 300, 500, 700 y 1000 víctimas. Además el entorno es altamente saltable, incluyendo trampolines y otras plataformas que te permiten desplazarte con rapidez por el mapa.






En la página oficial anuncian la posibilidad de establecer guilds con facilidad, pero aún no lo he probado. Así mismo incluye un sistema de búsqueda de pareja y más adelante tienes acceso a una casa personalizable. Y mascotas. Siempre hacen falta mascotas.
En general es un juego entrañable, muy bonito y muy divertido. Tarda muy poco en descargarse y como ya he dicho, en instalarse y parchearse. Mucho mejor que otros MMORPG de pago que son una grandísima caca de olifante como el Dungeons & Dragon Online. 


Os dejo con la URL de la página oficial donde encontraréis todo lo que necesitéis saber y el descargable del juego. Está en inglés pero en un mundo cosmopolita y cool como el que vivimos fingiremos que nos da igual y nos enteramos para quedar bien delante de los amiguetes:



 

1 comentario:

  1. A priori pinta bien la criatura, habrá que darle una oportunidad.

    ResponderEliminar